Nadie espera encontrarse a la Inquisición Española

“Nadie espera encontrarse a la Inquisición Española”, es una frase que los Monty Python popularizaron en los años 70 en su programa Monty Python’s Flying Circus. La frase ha acabado por usarse para responder a aquellas personas que replican ante un argumento con excesiva censura. Pero ¿por qué este grupo de humoristas escogió para su caricatura precisamente a la Inquisición española? ¿No hubo Inquisición en otros lugares?

Pues sí, la hubo y fue tanto o más virulenta que en España, pero varios aspectos diferenciaron a la Inquisición española de sus homólogas europeas permitiendo extender lo que se conoce como la “leyenda negra de la Inquisición española”, una imagen un tanto distorsionada y exagerada de la acción del Santo Oficio en nuestro país, especialmente difundida por los anglosajones y los centroeuropeos, pero también por italianos y franceses.

Siguiendo a este genial grupo de cómicos vamos a ir desmontando algunos de los mitos en torno a esta institución. Los Monty Python nos cuentan que las principales armas de la Inquisición Española son:

La sorpresa. Sin duda era un factor determinante, y es que cualquiera podía ser un delator, ya que el nombre del acusador estaba sujeto a secreto. Pero peor aún era que el detenido no era informado ni tan siquiera de cuál era el delito por el que se le acusaba, por lo que era muy complicado que pudiera defenderse y a menudo en los interrogatorios llegaba a confesar otros delitos que no eran la causa de su detención, con lo que sumaba más razones para ser condenado. Pero esto no era diferente en otros países.

El miedo. Claro, la Inquisición se encargaba de dar visibilidad y propaganda a su actuación como medio de disuasión contra las creencias y acciones desviadas, buscando la unidad de pensamiento de la población. Así, se organizaban procesiones de condenados que eran azotados y humillados públicamente, también se organizaban los llamados autos de fe generales en las plazas principales de la ciudades, y ejecuciones públicas, pero esto tampoco diferenciaba a la Inquisición Española de las demás.

Una eficacia despiadada. Aquí aciertan los Monty, efectivamente, la Inquisición Española contaba con una rigurosa estructura y un sistema burocrático que registraba cada uno de los pasos de los procesos. Esto desembocó en una profusa y detallada documentación que permite conocer los pormenores de los interrogatorios, las torturas y las condenas, que sin embargo en otros países no quedaron tan rigurosamente retratadas.

Una devoción fanática por el Papa. Curiosamente, a diferencia de la Inquisición en otros lugares, en España la Inquisición dependía directamente de la Monarquía y no del Papado. Esto sumado a que era el único Tribunal con la misma jurisdicción en todo el territorio, llevó frecuentemente a una politización de los casos.

Unos uniformes rojos preciosos. Los inquisidores fueron reclutados entre las ordenes mendicantes, principalmente dominicos y franciscanos, y preciosos o no, sus hábitos no eran rojos, sino pardos los de los franciscanos, y negros y blancos los de los dominicos.

A todo esto tenemos que añadir que la imposición de la Inquisición en Castilla fue tardía. Aunque el proceso inquisitorial para combatir la herejía fue practicado desde antiguo por la Iglesia, será en 1231 cuando se instaure la Inquisición Pontificia de forma oficial. Sin embargo, a Castilla no llegaría hasta 1478.

Parece por tanto que los Monty Python podían haber escogido cualquier otra institución inquisitorial para su sketch, pero eligieron la inquisición española y en ello tiene mucho que ver “la leyenda negra” que se apoya principalmente en dos elementos: el contexto geopolítico y la tardía abolición de esta institución en España.

Desde 1517 Lutero había ido extendiendo por toda centroeuropa sus ideas de Reforma Protestante. En 1534 Enrique VIII de Inglaterra había declarado la separación de la Iglesia Anglicana respecto al Papado para poderse casar con Ana Bolena. Frente a ellos, Carlos I de España y V de Alemania , se erguía como el monarca más poderoso por la extensión e importancia de los territorios que dominaba, y como baluarte del Catolicismo. En esta situación las críticas constantes a la España de los Austrias como un imperio tiránico, fanático del Catolicismo, violento e intolerante eran comprensibles dentro de la típica propaganda contra el enemigo, por otra parte tampoco ayudó a la imagen de los españoles la expulsión de los judios en 1492 o la de los moriscos en 1609.

Otra cuestión importante es que la instauración de la Inquisición en Castilla en 1478 la convierte en una institución moderna y no medieval, y es uno de los factores más llamativos porque también se abolió en tiempos tardíos, concretamente en 1834, cuando ya no existía desde hacia tiempo en otros lugares, extendiendo así la idea de un país atrasado, atrapado en un fundamentalismo religioso irracional.

Para conocer más de los mitos y leyendas en torno a esta institución y descubrir qué hay de verdad y de exageración en ellos, esta semana os proponemos que nos acompañéis en nuestra ruta «Camino a la Hoguera».

Leave a Comment

*Required fields Please validate the required fields

*

*

Últimas entradas

Próximas visitas

Categorías