Visitamos El Greco en el Museo Thyssen

Visitamos el Museo Thyssen con la asociación Natuaventura y un cole de Asturias… y ¿Cuál es la sorpresa? ¡El Greco! ¡El Greco!

Pero ¿Qué vemos? La Inmaculada Concepción, una de las imágenes más representadas en el arte de la Contrarreforma, a la que el propio artista servía.

La Contrarreforma surgió en el siglo XVI como respuesta de la Iglesia Católica a la Reforma Protestante de Martín Lutero y supuso una revolución cultural que cambiaría las bases de la representación artística del Catolicismo. El Greco contribuyó en sus obras a la idea de la imagen sagrada de la Virgen como Inmaculada Concepción y al dogma que sostenía que María, madre de Jesús, no fue alcanzada por el pecado original, reforzando así la idea de virginidad cuestionada entonces por los protestantes.

¿Quieres saber más sobre la obra?

Si nos fijamos en el cuadro, podemos distinguir la división del espacio en dos partes, con un punto de vista bastante bajo. En la zona superior, que ocupa la mayor parte, vemos a la Virgen protagonista, estilizada y elegante, acompañada por la figura alargada de los ángeles que parecen levitar, y protegida por el Espíritu Santo, representado por la imagen de una paloma blanca. En la parte inferior, vemos el mundo terrenal donde aparecen los símbolos que suelen acompañar las representaciones marianas: El templo de Dios, la fuente y el pozo, símbolos de la virginidad y la sabiduría, o las azucenas, representación de la belleza espiritual de María. El Greco utiliza colores claros, blancos, grises y amarillos, dando calidez a esa parte del espacio y destacando a la protagonista, frente a la atmósfera fría y nocturna del resto de la escena.

Si quieres ver el estudio técnico de esta y otras obras de El Greco del Museo Thyssen-Bornemisza puedes hacerlo en este enlace:
http://www.museothyssen.org/microsites/exposiciones/2014/el-greco/index.php?lang=es

DSC04594greco

Leave a Comment

*Required fields Please validate the required fields

*

*

Próximas visitas

    Categorías