Una barba muy femenina


De entre toda la producción de cuadros de José Ribera, sin duda, el que más llama la atención por lo inusual del tema es su obra “La mujer barbuda” que actualmente decora las salas del Hospital de Tavera en Toledo. Pero ¿de quién se trata?

La mujer barbuda es Doña Magdalena Ventura, natural de Accumoli en Nápoles, a la edad de 52 años. Doña Magdalena con 37 años vio cómo le comenzaba a crecer vello abundante y barba, relacionado con lo que hoy conocemos como hirsutismo, un trastorno de tipo hormonal, pero que en el siglo XVII debió ser todo un milagro de la naturaleza tal y como representa una inscripción en la lápida que hay en el lateral del cuadro.

En la imagen, tratada por Ribera con exquisito respeto y con cierto rigor científico, vemos a doña Magdalena posando con su vestido engalanado junto a su marido Felici di Amici y amamantando al menor de sus tres hijos. El semblante de doña Magdalena es serio, el de su marido también, quizás no contentos por la situación, ¡quién sabe!

Sobre las piedras de la inscripción, Ribera nos acerca un huso y una devanadera de hilo, símbolos en aquel momento de la feminidad, para dejar claro, por si hay vacilación, de que la retratada es una mujer. La tenue iluminación y el contraste con la sombra crean, sin duda, cierta tensión sobre el asunto. Técnicamente los personajes, sus manos, el pecho de doña Magdalena, los paños y objetos están tratados con absoluto naturalismo, que en contraposición con lo inusual del tema, marcan la diferencia con cualquier otro cuadro del pintor, destacando, eso sí, el carácter documental de la representación con total respeto.

El cuadro de la mujer barbuda fue encargado por su mecenas Fernando Afán de Ribera y Téllez-Girón, Duque de Alcalá y Virrey de Nápoles, quien al enterarse de la existencia de esta mujer, la invitó personalmente a palacio para contemplar la extrañeza y ser retratada por el pintor.El cuadro pasó por herencia a la colección del duque de Medinaceli hasta principios del siglo XIX, fue expuesto durante varios años en el Museo de Napoleón de París tras la invasión napoleónica pero una década después, por orden de Luis XVIII, el cuadro fue devuelto a España a la Academia de San Fernando, hasta que en 1829 lo recuperara otra vez la familia de Medinaceli.

Mujer_barbuda_ribera

Leave a Comment

*Required fields Please validate the required fields

*

*

Próximas visitas

    Categorías