Nosotras también


Entre los estrenos que llegaron a nuestras pantallas de cine estas navidades y que aún podemos seguir disfrutando en las salas está la película “ Sufragistas”, un largometraje que aborda el movimiento reivindicativo de las mujeres inglesas por el derecho a votar. Aunque está cuestión ha sido tratada en otras películas, normalmente se ha abordado siempre como un tema complementario o paralelo a otra historia, lo interesante de “Sufragistas” es que convierte la reivindicación colectiva en la protagonista del film.

Curiosamente el término “sufragette” fue acuñado por la prensa británica de forma peyorativa para satirizar el movimiento y burlarse de las activistas, sin embargo las sufragistas lejos de ofenderse asimilaron el término como propio, con ello también se desvinculaban del brazo más suave del movimiento que pretendía convencer desde la oratoria. Las sufragettes inglesas adoptaron formas más reivindicativas que sus compañeras sufragistas estadounidenses, tal vez porque frente a ellas, no venían de alta burguesía sino que el grosor del movimiento lo formaban mujeres de las clases populares. Así el sufragismo inglés se dividió en dos ramas con los mismos objetivos, pero con diferentes métodos.

Las sufragettes pasaron de la palabra a la acción y se mostraron especialmente combativas con sus manifestaciones provocativas y rebeldes que rompían también con los tabués de los roles de género. Sus acciones las llevaron incluso a la cárcel, donde siguieron con su protesta bajo la fórmula de la huelga de hambre. En 1918 consiguieron un avance: las mujeres mayores de 30 años podrían votar siempre que fueran universitarias o propietarias. Pero no fue hasta 1928 cuando lograron equipar su derecho al sufragio al que ostentaban los hombres sin distinción alguna.

En España no se reconocería el sufragio femenino hasta 1931. Se produjo la extraña circunstancia de que, si bien las mujeres podían ser elegidas como diputadas, no podían votar. Clara Campoamor, activista y feminista tuvo un destacado papel en el el logro de este derecho, hasta el punto de que parece haber pasado a la historia como si tratase de la consecución de una cruzada personal. Si bien en España no podemos hablar de un movimiento sufragista organizado como el inglés o el americano,pues sus manifestaciones fueron muy puntuales, no debemos olvidar que existieron mujeres que desde diferentes sectores alzaron su voz en contra de los roles tradicionales y la discriminación que sufrían, lo que permitió ir dando forma a un movimiento feminista en pro de lograr cambios sociales y políticos a favor de la mujer. En este sentido el movimiento krausista y la Asociación por la Enseñanza de la Mujer jugaron un importante papel en la formación del feminismo español. Os invitamos a acercaros a estos y otros movimientos en nuestra ruta de este fin de semana “Madrid en Femenino”.

sufragistas_45808

Leave a Comment

*Required fields Please validate the required fields

*

*

Próximas visitas

    Categorías