Una Duquesa poco común

Una Duquesa poco común

 

María Josefa de la Soledad Alfonso-Pimentel y Téllez Girón (1752-1834) fue una de las damas más admiradas de su época. No destacaba por su belleza, pero su porte, su elegancia y sobre todo su inteligencia y refinada cultura la convirtieron en una de las mujeres más influyentes del momento.

Era hija de Francisco Alfonso Pimentel y Borja, XI Duque de Benavente y de su segunda esposa María Faustina Téllez Girón y, a falta de otros hijos, a los 11 años se convirtió en heredera absoluta de los títulos y fortuna de la Casa de los Benavente y Pimentel. Su madre consciente de los valores que reunía su hija, tanto heredados como personales, planeó un matrimonio que estuviese a su altura en dignidad, pero que no le hiciera sombra. Encontró al candidato perfecto dentro de la misma familia: M.ª Josefa se casaría con su primo Pedro de Alcántara Téllez Girón, de la muy noble Casa de Osuna, pero hijo segundo. Sin embargo , unos días antes del enlace el primogénito de la Casa de Osuna falleció. La madre de M.ª Josefa quiso romper el compromiso, pero los contrayentes se opusieron y finalmente la boda se celebró, convirtiéndose M.ª Josefa en Duquesa consorte de Osuna, si bien siempre se hizo nombrar con el nombre de su familia, Duquesa de Benavente.

No fue esta la única peculiaridad de este matrimonio. Frente a la costumbre de que el varón fuera mayor que la mujer que desposaba, la Duquesa de Benavente era unos años mayor que su esposo. También se trató de un matrimonio bienavenido, ambos estaban interesados en las novedades, la filosofía, el arte y la introducción de reformas. El Duque era miembro de la Real Sociedad Matritense de Amigos del Pais y la Duquesa quiso entrar en la Sociedad dadas sus inquietudes intelectuales y filantrópicas. Su ingreso en 1786 y el de M.ª Isidra Quintina de Guzmán y de la Cerda, otra mujer muy avanzada a su época que logró convertirse en la primera mujer en doctorarse en España, sembraron la división entre los miembros. Algunos intelectuales como Jovellanos defendía la participación de mujeres. En el sector opuesto, Cabarrús lideró el discurso en contra de su entrada. Finalmente Carlos III adoptó una solución: creó la Junta de Damas de Honor y Mérito, una sección dentro de la Real Sociedad Matritense de Amigos del Pais que permitía la salida al espacio público de las mujeres, siendo la primera sociedad no religiosa donde las mujeres podían acometer acciones con carácter filantrópico. La Duquesa de Benavente se convirtió en la Presidenta y bajo su dirección y siguiendo el lema de la Sociedad “Socorre enseñando” supervisaron diferentes escuelas destinadas a dar una profesión a las mujeres del pueblo como  la  Escuela de Bordados y la Escuela de Flores Artificiales, y gestionaron la Real Inclusa, consiguiendo reducir la mortalidad del 87% al 34%. Intentaron dar solución al alto nivel de analfabetismo entre la población femenina desarrollando la Enseñanza Mutua, donde se suplía la falta de maestros mediante la enseñanza de la alumnas más avanzadas a las alumnas más pequeñas.

La Duquesa de Benavente además se convirtió  en mecenas y anfitriona  de artistas, músicos, literatos e intelectuales. Aunque otras damas organizaban reuniones en sus palacios, el salón de la Duquesa de Benavente fue el más moderno y activo a finales del siglo XVIII. Se cuenta que las reuniones de la  Duquesa de Alba y la Duquesa de Benavente rivalizaban en lujo y fastuosidad. En realidad ambas eran amigas y sus salones bien diferentes. La Duquesa de Alba no tenía pretensiones intelectuales o sociales y sus gustos eran más castizos. Frente a ella, La Duquesa de Benavente tenía una tendencia más afrancesada y una enorme curiosidad, como lo demostraba una biblioteca  plagada de títulos curiosos e incluso libros prohibidos.

En su finca de la Alameda de Osuna, la Duquesa de Benavente dio rienda suelta a sus intereses y gustos. El Capricho se convirtió en la finca de recreo de los Duques de Osuna, lo suficientemente alejada para poder refugiarse al margen de la actividad de la Corte, pero también lo suficientemente cercana para seguir ejerciendo influencia en ella. El Parque de El Capricho fue el proyecto personal de la duquesa, al que dedicó tiempo, recursos y cariño. En su construcción participaron numerosos artistas y nada en ella es casual, cada rincón tiene una función, una evocación, una inquietud reflejo del espíritu curioso y despierto de una duquesa muy poco común.

Este fin de semana os invitamos a conocer este espacio único y descubrir la personalidad de una mujer y de una época en nuestra visita “El Capricho de los Osuna”

duquesa de osuna

Madrid en femenino II (siglos XIX y XX) 24 y 25 de septiembre

MADRID EN FEMENINO II

(del siglo XIX al siglo XX)

Sábado 24 y Domingo 25 de septiembre a las 11:00

 En el siglo XIX los roles de género estaban bien definidos y las opciones vitales de las mujeres parecían limitarse al matrimonio o al convento, o en el peor de los casos a la servidumbre, sin embargo algunas mujeres se rebelaron contra esta situación y comenzaron a ocupar nuevas esferas de ámbito público. Su número fue creciendo. Nobles cultas, escritoras decididas, sufragistas incansables, obreras reivindicativas, universitarias valientes,….conocidas o anónimas todas ellas contribuyeron a un cambio de mentalidad y aún más importante, a construir una nueva realidad para las mujeres. No lo tuvieron fácil, tildadas de delincuentes, locas o excéntricas fueron a menudo despreciadas, insultadas, descalificadas y encerradas. Desde PlanVe os animamos a conocer su historia, que es también la nuestra.

Punto de encuentro: Estatua de  Emilia Pardo Bazán en la Calle Princesa (Metro Ventura Rodríguez o Plaza de España)

¡Por el precio que tú decidas!

Si quieres inscribirte sólo tienes que escribir un mail a v.solano@planve.es con tu nombre, el número de acompañantes, un teléfono de contacto y el día que quieres participar ¡Te esperamos!

madrid en femenino 2 septiembre 2016

Madrid en Femenino

Madrid en Femenino

(de la Edad Media al siglo XIX)
Sábado 17 y Domingo 18 a las 11:00

Poderosas, abnegadas, nobles, plebeyas, eruditas, iletradas, artistas, artesanas, valientes, sumisas, musulmanas, cristianas, esposas, cortesanas, a veces silenciosas, a veces reivindicativas, y casi siempre invisibilizadas por una narración histórica escrita en masculino, las mujeres de Madrid fueron parte de la historia de la ciudad contribuyendo a su crecimiento. Desde PlanVe te invitamos a visitar la ciudad con otra mirada, a descubrir como vivían las madrileñas de antaño, como sus acciones ayudaron a ir configurando otra ciudad, como muchas de ellas destacaron con nombre propio.

Punto de encuentro: Plaza de la Villa

Precio: el que tú decidas

Para inscribirte sólo tienes que mandar un mail a a.garcia@planve.es con tu nombre,  apellidos, número de acompañantes, un teléfono de contacto y  qué día quieres participar ;)

visita madrid en femenino septiembre 2016

Visita guiada Madrid en femenino II sábado 18 y domingo 19 de junio

Madrid en femenino II

(del siglo XIX al siglo XX)

Sábado 18  y Domingo 19 de junio a las 11:30

 En el siglo XIX los roles de género estaban bien definidos y las opciones vitales de las mujeres parecían limitarse al matrimonio o al convento, o en el peor de los casos a la servidumbre, sin embargo algunas mujeres se rebelaron contra esta situación y comenzaron a ocupar nuevas esferas de ámbito público. Su número fue creciendo. Nobles cultas, escritoras decididas, sufragistas incansables, obreras reivindicativas, universitarias valientes,….conocidas o anónimas todas ellas contribuyeron a un cambio de mentalidad y aún más importante, a construir una nueva realidad para las mujeres. No lo tuvieron fácil, tildadas de delincuentes, locas o excéntricas fueron a menudo despreciadas, insultadas, descalificadas y encerradas. Desde PlanVe os animamos a conocer su historia, que es también la nuestra.

Punto de encuentro: Estatua de  Emilia Pardo Bazán en la Calle Princesa

¡Por el precio que tú decidas!

Si quieres inscribirte sólo tienes que escribir un mail a info@planve.es con tu nombre, el número de acompañantes, un teléfono de contacto y el día que quieres participar ¡Te esperamos!

madrid en femenino 2 junio 2016

Una barba muy femenina


De entre toda la producción de cuadros de José Ribera, sin duda, el que más llama la atención por lo inusual del tema es su obra “La mujer barbuda” que actualmente decora las salas del Hospital de Tavera en Toledo. Pero ¿de quién se trata?

La mujer barbuda es Doña Magdalena Ventura, natural de Accumoli en Nápoles, a la edad de 52 años. Doña Magdalena con 37 años vio cómo le comenzaba a crecer vello abundante y barba, relacionado con lo que hoy conocemos como hirsutismo, un trastorno de tipo hormonal, pero que en el siglo XVII debió ser todo un milagro de la naturaleza tal y como representa una inscripción en la lápida que hay en el lateral del cuadro.

En la imagen, tratada por Ribera con exquisito respeto y con cierto rigor científico, vemos a doña Magdalena posando con su vestido engalanado junto a su marido Felici di Amici y amamantando al menor de sus tres hijos. El semblante de doña Magdalena es serio, el de su marido también, quizás no contentos por la situación, ¡quién sabe!

Sobre las piedras de la inscripción, Ribera nos acerca un huso y una devanadera de hilo, símbolos en aquel momento de la feminidad, para dejar claro, por si hay vacilación, de que la retratada es una mujer. La tenue iluminación y el contraste con la sombra crean, sin duda, cierta tensión sobre el asunto. Técnicamente los personajes, sus manos, el pecho de doña Magdalena, los paños y objetos están tratados con absoluto naturalismo, que en contraposición con lo inusual del tema, marcan la diferencia con cualquier otro cuadro del pintor, destacando, eso sí, el carácter documental de la representación con total respeto.

El cuadro de la mujer barbuda fue encargado por su mecenas Fernando Afán de Ribera y Téllez-Girón, Duque de Alcalá y Virrey de Nápoles, quien al enterarse de la existencia de esta mujer, la invitó personalmente a palacio para contemplar la extrañeza y ser retratada por el pintor.El cuadro pasó por herencia a la colección del duque de Medinaceli hasta principios del siglo XIX, fue expuesto durante varios años en el Museo de Napoleón de París tras la invasión napoleónica pero una década después, por orden de Luis XVIII, el cuadro fue devuelto a España a la Academia de San Fernando, hasta que en 1829 lo recuperara otra vez la familia de Medinaceli.

Mujer_barbuda_ribera

Visita Madrid en Femenino II (siglo XIX y XX) 19 y 20 de marzo


MADRID EN FEMENINO II

(del siglo XIX al siglo XX)

Sábado 19 y Domingo 20 de marzo a las 11:30

 En el siglo XIX los roles de género estaban bien definidos y las opciones vitales de las mujeres parecían limitarse al matrimonio o al convento, o en el peor de los casos a la servidumbre, sin embargo algunas mujeres se rebelaron contra esta situación y comenzaron a ocupar nuevas esferas de ámbito público. Su número fue creciendo. Nobles cultas, escritoras decididas, sufragistas incansables, obreras reivindicativas, universitarias valientes,….conocidas o anónimas todas ellas contribuyeron a un cambio de mentalidad y aún más importante, a construir una nueva realidad para las mujeres. No lo tuvieron fácil, tildadas de delincuentes, locas o excéntricas fueron a menudo despreciadas, insultadas, descalificadas y encerradas. Desde PlanVe os animamos a conocer su historia, que es también la nuestra.

Punto de encuentro: Estatua de  Emilia Pardo Bazán en la Calle Princesa

¡Por el precio que tú decidas!

Si quieres inscribirte sólo tienes que escribir un mail a info@planve.es con tu nombre, el número de acompañantes, un teléfono de contacto y el día que quieres participar ¡Te esperamos!

Emilia 2 Liria 2 Comendadoras Quiñones iglesia san Antonio Alemanes San Ildefonso

visita madrid en femenino 2 marzo 2016 plnve

Las mujeres del Arqueológico.


Las mujeres del Arqueológico

   Sábado 12 a las 17: 00 y domingo 13 a las 11:30

De la Prehistoria al siglo XX pasando por civilizaciones como Grecia, Roma o Egipto, las mujeres del Museo Arqueológico tienen mucho que contar. Las mujeres y el poder, la femineidad estereotipada de la Edad Media o la representación de las mujeres en el ámbito doméstico, son sólo algunos temas que podremos encontrar contemplado algunas de las piezas del Museo Arqueológico Nacional.

Si quieres participar solo tienes que mandar un email a info@planve.es indicando tu nombre, el número de acompañantes, un teléfono de contacto y el día que quieres participar. El aforo es limitado, ¡No te lo pienses!

mujeres arquologico marzo 2016 planve

Mujeres artistas

Velázquez, Goya, el Greco o Tintoretto son los apellidos de algunos de los grandes pintores que nos ha dejado la Historia del Arte, de sobra son conocidos por su maestría para pintar y por su trayectoria artística. Diego, Francisco, Doménikos, Jacobo…Todos son hombres, ¿acaso las mujeres no han tenido interés por pintar a lo largo de la Historia?

Afortunadamente sí, hombres y mujeres han compartido su pasión por la pintura, la escultura y demás expresiones artísticas a lo largo de los siglos, pero pocas oportunidades hemos tenido de conocer a mujeres artistas antes del siglo XVIII, no porque no hubiera, sino porque el sistema patriarcal no se ha interesado por ellas, o como diría Bocaccio, porque el talento era virtud de hombres y rareza entre las mujeres.

En los últimos años esta invisibilidad está dando pasos a la recopilación de datos que nos acercan a estas mujeres creadoras, dónde vivieron, dónde se formaron, qué pintaron o esculpieron, para sorpresa de Bocaccio y de quien sigue justificando que las obras hechas por mujeres no se conocen por ser obras menores (como si esa justificación hubiera servido para obras de pintores –hombres- menores, que ahora decoran las mismas paredes que los grandes).

Como fuera habitual desde la Edad Media hasta el Romanticismo, donde se ensalzaba la individualidad y la idea de artista, a lo largo de la historia, ser pintor, escultor o grabador era un trabajo gremial y como tal solía hacerse en un taller familiar donde primero se formaban como aprendices y después trabajaban como ayudantes del maestro pintor principal. Hoy es sabido que en esos talleres trabajaron tanto hombres como mujeres, a veces emparentados entre sí, pues los lazos matrimoniales era algo frecuente entre los mismos compañeros. De esos talleres de pintura se conoce que mujeres e hijas de pintores formaron muchas veces parte del equipo, eso sí, en según qué condiciones dependiendo de la permisividad del padre o del marido, claro.

Hoy conocemos nombres como el de Juana Pacheco, Dorotea y Margarita Joanes Massip, Isabel Sánchez, hija de Sánchez Coello, María Eugenia de Beer, María Blanca hija del famoso Ribera, o la sevillana Josefa Ayala, por citar sólo algunos ejemplos. Todas ellas dependientes del taller familiar pero por supuesto, con talento, o al menos el mismo que se le presupone a los hombres para poder pintar. Se podrían citar muchas más como Ana María de Mengs o la propia María del Rosario Weiss, que quien conoce la biografía de Goya sabe que era como una hija para él y que también pintaba miniaturas. Como dice Ángeles Caso en su libro “Las olvidadas”, nombres de hijas o esposas artistas reconocidas por su valía propia se repiten por toda Europa. Lievina Teerlinck, Margarethe van Eyck, Antonia Uccello, Marietta Tintoretta…

El problema de estas mujeres creadoras, y hubo muchas más, es que la mayoría fueron borradas de la historia y sus obras fueron atribuidas con el paso del tiempo a sus padres, maridos o hermanos o simplemente a pintores de su misma escuela.

De entre todas estas mujeres quizás dos nombres resuenen más porque muchas de sus obras han perdurado o por la recopilación de documentos que hablan de ellas: Sofonisba Anguissola, que llegó a trabajar en la Corte de Felipe II como compañera inseparable de la reina Isabel de Valois como retratista enmascarada de dama de compañía, porque en la Corte había que guardar las formas o la famosa Artemisia Gentileschi cuya obra durante mucho tiempo fue atribuida a su propio padre, pero de la que hoy podemos decir, es una de las grandes artistas del siglo XVII.

Escultoras como Luisa Roldán, Properzia de´Rossi, pintoras como Rachel Ruysch, Elisabeth-Sophie Chéron… ¡¿Seguimos?!

sofonisba angissola

Nosotras también


Entre los estrenos que llegaron a nuestras pantallas de cine estas navidades y que aún podemos seguir disfrutando en las salas está la película “ Sufragistas”, un largometraje que aborda el movimiento reivindicativo de las mujeres inglesas por el derecho a votar. Aunque está cuestión ha sido tratada en otras películas, normalmente se ha abordado siempre como un tema complementario o paralelo a otra historia, lo interesante de “Sufragistas” es que convierte la reivindicación colectiva en la protagonista del film.

Curiosamente el término “sufragette” fue acuñado por la prensa británica de forma peyorativa para satirizar el movimiento y burlarse de las activistas, sin embargo las sufragistas lejos de ofenderse asimilaron el término como propio, con ello también se desvinculaban del brazo más suave del movimiento que pretendía convencer desde la oratoria. Las sufragettes inglesas adoptaron formas más reivindicativas que sus compañeras sufragistas estadounidenses, tal vez porque frente a ellas, no venían de alta burguesía sino que el grosor del movimiento lo formaban mujeres de las clases populares. Así el sufragismo inglés se dividió en dos ramas con los mismos objetivos, pero con diferentes métodos.

Las sufragettes pasaron de la palabra a la acción y se mostraron especialmente combativas con sus manifestaciones provocativas y rebeldes que rompían también con los tabués de los roles de género. Sus acciones las llevaron incluso a la cárcel, donde siguieron con su protesta bajo la fórmula de la huelga de hambre. En 1918 consiguieron un avance: las mujeres mayores de 30 años podrían votar siempre que fueran universitarias o propietarias. Pero no fue hasta 1928 cuando lograron equipar su derecho al sufragio al que ostentaban los hombres sin distinción alguna.

En España no se reconocería el sufragio femenino hasta 1931. Se produjo la extraña circunstancia de que, si bien las mujeres podían ser elegidas como diputadas, no podían votar. Clara Campoamor, activista y feminista tuvo un destacado papel en el el logro de este derecho, hasta el punto de que parece haber pasado a la historia como si tratase de la consecución de una cruzada personal. Si bien en España no podemos hablar de un movimiento sufragista organizado como el inglés o el americano,pues sus manifestaciones fueron muy puntuales, no debemos olvidar que existieron mujeres que desde diferentes sectores alzaron su voz en contra de los roles tradicionales y la discriminación que sufrían, lo que permitió ir dando forma a un movimiento feminista en pro de lograr cambios sociales y políticos a favor de la mujer. En este sentido el movimiento krausista y la Asociación por la Enseñanza de la Mujer jugaron un importante papel en la formación del feminismo español. Os invitamos a acercaros a estos y otros movimientos en nuestra ruta de este fin de semana “Madrid en Femenino”.

sufragistas_45808

Últimas entradas

Próximas visitas

    Categorías