El Cid también en Madrid

Muchos estaréis ya de vacaciones, otros todavía estaréis planeándolas, y algunos este año habréis decidido quedaros en casa y aplazar los viajes para otro momento. En cualquier caso, las opciones para viajar siempre son muchas. Algunas personas escogen destinos naturales, la playa, la montaña, otras prefieren dedicar tiempo a empaparse de cultura, y siempre están quienes no quieren renunciar a nada, porque al fin y al cabo hay tiempo para todo, para disfrutar de la naturaleza y para visitar sitios llenos de historia y arte. Una opción que muchos escogen en algún momento de su vida es hacer el Camino de Santiago, que combina, naturaleza, historia, cultura, religión y mucho, mucho ejercicio físico. Pero no es el único camino que combina todos estos elementos. En los últimos años han proliferado las propuestas turísticas que ofrecen naturaleza e historia al ritmo sosegado de tus propios pies, una de estas propuestas es el Camino del Cid. http://www.caminodelcid.org/ Un itinerario que nos lleva por el camino que recorrió el famoso héroe medieval, siguiendo el Poema del Cantar del Mio Cid.

Para los despistados, Don Rodrigo Díaz de Vivar, fue un caballero castellano que vivió hacia mediados del siglo XI durante los reinados de Sancho II el Fuerte (1065-1072) y de Alfonso VI (1072-1109). Por los documentos históricos sabemos que sufrió dos destierros impuestos por este último rey, con el que las relaciones fueron, si no tensas, por lo menos sí ambivalentes en una lucha continua entre ambos por señalar los límites del vasallaje que el guerrero debía al rey, que a menudo el Cid obviaba. Esto sumado a su destreza en el campo de batalla, sembró el terreno perfecto para el nacimiento de una leyenda que revistió al Cid con todos los valores dignos de un héroe: fuerza, inteligencia, justicia, dignidad y nobleza. Aunque al personaje real se le pueden cuestionar cada uno de estos adjetivos, qué pueblo no querría tener como protagonista de alguno de sus episodios históricos a un personaje con tales cualidades , y así a la leyenda del propio Cantar del Mio Cid, hay que añadir las numerosas tradiciones orales que en cada pueblo fueron brotando en torno a esta figura, entre histórica y legendaria. Madrid obviamente no podía ser menos. He aquí la leyenda del Cid en Madrid:

Habiendo partido desde Toledo con los suyos el Cid, y en el camino que llevaba a Mayrit, vinieron a encontrarse con un leproso que se había caído a una zanja y pedía socorro. El Cid sin temer el contagio de tan terrible enfermedad, se aprestó a ayudarle y tras conseguir sacar al pobre hombre del lugar donde había caído, cuál no sería la sorpresa del Cid y sus caballeros cuando el leproso tomó la imagen de una figura femenina, la Virgen. Esta comunicó al Cid que debía tomar la ciudad de Mayrit, y le indicó cómo debía proceder para lograrlo, desapareciendo despúes tan milagrosamente cómo había aparecido. Retomando el camino hacia la ciudad, esta vez con la intención de tomarla, llegaron hasta la altura de la muralla, por la entrada que hoy conocemos como la Cuesta de la Vega, y de repente vieron cómo uno de los sillares de la muralla se desprendía dejando ver en su interior una figura de la Virgen semejante a la figura con la que se habían encontrado por el camino, el hueco abierto era suficiente para poder entrar a la ciudad. De este modo lograron sorprender a los musulmanes y tomar la ciudad de Mayrit, consagrando la mezquita como Iglesia con el nombre de Santa María la Mayor de la Almudena, ya que la Virgen había hecho su aparición en la almudayna.

Para conocer estas y otras leyendas, y desentrañar entre la maraña de tradiciones orales los orígenes históricos de Madrid, este fin de semana os proponemos un recorrido por el Madrid Medieval: Madrid antes de Madrid.

 3. el cid anonimo

Intrigas y Misterios del Viejo Madrid


 Intrigas y Misterios del Viejo Madrid

Viernes 8 y Sábado 9 a las 21:30

¿Quieres escuchar? Voces de antaño susurrándote al oído sus secretos. Algunas fantasiosas, otras misteriosas, pero todas parte de un pasado que vuelve para hacerse oír en cada rincón de la ciudad: Leyendas negras, macabros sucesos, misterios no resueltos y fenómenos sobrenaturales que incluso hoy, escapan a nuestra razón…

¡Atrévete a conocer los secretos que esconde el Viejo Madrid!

Lugar: Plaza de La Encarnación, frente al Convento. Ópera (línea 2,5 y ramal

Coste: Aportación económica voluntaria al final de la visita.
 
Para inscribirte  solo tienes que escribir un email a info@planve.es con tu nombre, teléfono de contacto, número de acompañantes y día en que quieres participar . Las plazas son limitadas.
visita intrigas y misterios noche julio 2016

El origen mítico de Madrid


Seguro que en el colegio a todos os hablaron de los orígenes míticos de Roma, de como el héroe troyano Eneas tras la guerra con los griegos emprendió un viaje que le llevó hasta el Lacio y que sus descendientes los gemelos Rómulo y Remo, después de una milagrosa supervivencia gracias a los cuidados de una loba, acabarían peleándose sobre en qué lugar fundar una nueva ciudad, triunfando finalmente Rómulo y dando así nombre a la ciudad eterna de Roma.

Pues bien, durante el siglo XVII, concretamente en el reinado de Felipe III, numerosos literatos y eruditos vinieron a reflexionar sobre los orígenes de Madrid, llegando a la conclusión de que la capital de todo un señor imperio como el Imperio español de entonces, no podía, o más bien no merecía tener un origen menos épico que el de Roma. Así se fraguó el origen legendario de la fundación de Madrid.

Al igual que Roma, para conocer los orígenes de Madrid nos tendríamos que remontar a la Guerra de Troya. La leyenda dice que, entre los supervivientes que huyeron tras la caída de la ciudad, se encontraba el príncipe Bianor, que a través del estrecho de los Dárdanelos, llegó hasta la actual Albania donde fundó su reino. A su muerte le sucedió su hijo Tiberis.

Pero Tiberis se encontró con un dilema durante su reinado. Había tenido dos hijos, uno legítimo al que llamó también Tiberis y uno ilegítimo con una bella campesina llamada Manto, apodada “ la fatídica”, que decidió llamar a su hijo Bianor como su abuelo. Tiberis temiendo que en el futuro Manto azuzará a Bianor a reclamar el trono, decidió entregarle una importante suma de dinero a cambio de que abandonasen el reino. Madre e hijo se dirigieron al Norte, donde Bianor fundó la ciudad de Mantua, en Italia, en honor a su madre.

Ya en Mantua, Bianor tuvo un sueño premonitorio en el que se le aparecía Apolo y le instaba a partir con su ejército a la tierra donde moría el sol. Tras este sueño Bianor se hizo llamar Ocno Bianor, que significa “el que ve el porvenir a través los sueños”. Pero Manto se burló de la aparente ingenuidad de su hijo. A los pocos días una enfermedad desconocida extinguió las vidas del sacerdote de Apolo, y de los principales jefes militares de la ciudad. Comprendiendo lo profético del sueño, Manto accedió a dejar marchar al joven.

Tras un largo viaje de más de diez años lleno de aventuras, Ocno Bianor llegó por fin a un lugar en donde nuevamente se le manifestó Apolo. El dios le ordenó fundar en ese preciso lugar una ciudad, poblarla y ofrecerla a los dioses. Cuando despertó de su sueño, Ocno Bianor observó el terreno y lo encontró bello, luminoso, abundante en agua y rico en vegetación de encinas y madroños. En este lugar encontró a un grupo de pastores que le dijeron que eran carpetanos y que provenían de oriente y habían llegado al interior de esta península, después de fundar grandes ciudades en la costa y perderlas a manos de otros pueblos. Sus sacerdotes les habían impedido fundar nuevas ciudades hasta que recibieran una señal de los dioses, y así vivían como nómadas hasta que la señal llegara.

Los carpetanos en principio recelaron de las intenciones, pero Bianor les indicó que en su sueño Apolo le había dicho que el no podría reinar en la ciudad, sino que al contrario debería ofrecer su vida para que la ciudad pudiese vivir feliz. Persuadidos con esta revelación carpetanos y mantuanos se pudieron a construir la ciudad, pero cuando se dispusieron a consagrarla, surgió la discordia: los mantuanos querían consagrarla a Apolo, pero los carpetanos querían consagrarla  al culto de toros y verracos de piedra.

En esta situación, Bianor oró a Apolo para que le orientase con su sabiduría, quedándose profundamente dormido. Apolo acudió en sueños y le indicó que la ciudad había de ser consagrada a Metragirta, conocida entre los romanos como Cibeles, diosa de la Tierra, la naturaleza, las cavernas, la muerte y la resurrección, quien se había sacrificado para que existiese la concordia en la tierra. Al igual que ella, Apolo anunció a Bianor que había llegado el momento de su sacrificio.

Al despertar, Bianor reunió el consejo de ancianos y les comunicó la voluntad de Apolo. Debía ser sepultado vivo en un profundo pozo, al morir terminaría pacíficamente la discordia. Así se hizo, en un ceremonioso ritual donde todo el pueblo permaneció sentado alrededor del pozo durante toda una luna. La última noche se desató una gran tormenta, y al resplandor de los relámpagos, desde las cumbres del Guadarrama descendió una nube en forma de carro sobre la que se adivinaba, la figura de una mujer.

Desde entonces la ciudad se llamó con el nombre de la diosa, Metragirta, nombre que con el devenir de los siglos, pasó a ser Magerit y posteriormente Madrid.

No se puede negar que los literatos del siglo XVII consiguieron con esta historia una leyenda a la altura de las grandes épicas grecorromanas. Si queréis conocer más sobre los orígenes entre históricos y legendarios de nuestra ciudad, lo que hay de cierto y lo que hay de inventado os invitamos a acompañarnos en una ruta por el Madrid Medieval.

 cibeles

Intrigas y Misterios del Viejo Madrid


 Intrigas y Misterios del Viejo Madrid

Sábado 16  y domingo 17 de abril a las 11:30
¿Quieres escuchar? Voces de antaño susurrándote al oído sus secretos. Algunas fantasiosas, otras misteriosas, pero todas parte de un pasado que vuelve para hacerse oír en cada rincón de la ciudad: Leyendas negras, macabros sucesos, misterios no resueltos y fenómenos sobrenaturales que incluso hoy, escapan a nuestra razón…

¡Atrévete a conocer los secretos que esconde el Viejo Madrid!

Lugar: Plaza de La Encarnación, frente al Convento. Ópera (línea 2,5 y ramal

Coste: Aportación económica voluntaria al final de la visita.
Para inscribirte  solo tienes que escribir un email a a.garcia@planve.es con tu nombre, teléfono de contacto, número de acompañantes y día en que quieres participar . Las plazas son limitadas.
intrigas y  misterios planve abril 2016-2

Próximas visitas

    Categorías