Madrid en Femenino

Madrid en Femenino

(de la Edad Media al siglo XIX)
Sábado 17 y Domingo 18 a las 11:00

Poderosas, abnegadas, nobles, plebeyas, eruditas, iletradas, artistas, artesanas, valientes, sumisas, musulmanas, cristianas, esposas, cortesanas, a veces silenciosas, a veces reivindicativas, y casi siempre invisibilizadas por una narración histórica escrita en masculino, las mujeres de Madrid fueron parte de la historia de la ciudad contribuyendo a su crecimiento. Desde PlanVe te invitamos a visitar la ciudad con otra mirada, a descubrir como vivían las madrileñas de antaño, como sus acciones ayudaron a ir configurando otra ciudad, como muchas de ellas destacaron con nombre propio.

Punto de encuentro: Plaza de la Villa

Precio: el que tú decidas

Para inscribirte sólo tienes que mandar un mail a a.garcia@planve.es con tu nombre,  apellidos, número de acompañantes, un teléfono de contacto y  qué día quieres participar ;)

visita madrid en femenino septiembre 2016

Conoce el mercado de San Fernando

Esta semana en nuestra visita “Madrid de los Barrios Bajos” pasamos junto al Mercado de San Fernando ¿Quieres conocerlo?

Situado en un solar del que formara parte el colegio del cercano edificio de Escuelas Pías antes de su incendio (hoy biblioteca de la UNED), y muy cerca del emplazamiento del antiguo Hospital de los Aragoneses, el Mercado de San Fernando formó parte de la red de mercados de abastos que se fundaron tras la guerra del 36 como el mercado de Antón Martín, el de Maravillas en Tetuán o el mercado de San Antón en el barrio de Chueca.

Durante la II República ya existía el Plan General de Mercados que quedó paralizado durante la guerra, momento en el que en Lavapiés se creó un mercado al aire libre en la Plaza de la Corrala.

 En realidad, los mercados de abastos surgieron en Madrid en el siglo XIX tras la puesta en marcha de las leyes higienistas para prevenir los riesgos entre la población del consumo de alimentos de la venta ambulante. Eran instalaciones cerradas, cubiertas normalmente, donde se vendían productos perecederos como el pescado, la carne, frutas, pan o lácteos, pero también flores y  productos artesanos. Los primeros tres mercados de abastos  que se levantaron en aquel entonces fueron el de la Cebada, el mercado de Monteses y el de la Paz.

El mercado de San Fernando se fundó como Mercado Municipal de Embajadores en 1944, diseñado por el madrileño arquitecto Fernández Shaw (1896-1978), proyectista de otras obras en Madrid como los edificios Titanic de la Avenida Reina Victoria o la iglesia de Nuestra Señora Parroquial en Tetuán.

Volviendo al Mercado de San Fernando, nos recuerda a la antigua arquitectura palaciega de Los Austrias, de ladrillo visto, granito y cubiertas con chapitel en las dos torres como vemos en el centro de Madrid y que tanto gustara en época franquista, pero en su interior vemos un mercado que se distribuye en tres plantas sobre hormigón, con tres bóvedas rebajadas y longitudinales que permiten la iluminación y ventilación de todo el espacio.

 A lo largo de su historia, el mercado ha sufrido transformaciones, la más significativa en 2007 con la instalación en su segunda planta del Centro de Atención Primaria de Lavapiés. Tras un periodo de cambios y restauraciones, en 2010 los pocos comerciantes que aún quedaban y los nuevos que llegaron comenzaron a anunciar pequeñas actividades para la reactivación del espacio, las actividades comerciales y el consumo local, gestionando el mercado en igualdad para el disfrute de todos los vecinos y vecinas de Embajadores.

Como mercado enfocado a la vida cotidiana del barrio, el Mercado de San Fernando cuenta con puestos de productor ecológicos, artesanía y regalos, venta de libros al peso, comida japonesa o un puesto donde podrás disfrutar de una buena cerveza artesana entre otras cosas.

Si quieres conocer más, esta es su web: http://www.mercadodesanfernando.es/

mercado-municipal-de-san-fernando-lavapies-madrid-puerta-principal

Visita guiada Madrid de los Barrios Bajos 9 y 10 de septiembre

Madrid de los Barrios Bajos

Una visita al Madrid castizo de Embajadores, El Rastro y Lavapiés.

Viernes 9 y sábado 10 de septiembre a las 21:00

“Tenga usted por bienvenido
al famoso Avapiès,
al Madrid del bandolero, del chulapo y del parnè.
Al Madrid del Barberillo, la Verbena y la Piquè,
donde pides gallinejas y entresijos pá comer. 
Cayetano, curtidores, cigarreras vas a ver, 
si visitas este barrio de la mano de Planve. “

No te pierdas la próxima ruta con PlanVe por el interesante Madrid de los Barrios  Bajos. Visitaremos plazas bien conocidas como Antón Martín, Tirso de Molina o Lavapiés y conoceremos  los lugares más castizos de la capital, los mercados, edificios y las viejas costumbres de este barrio  variopinto de Madrid.

Punto de encuentro: Plaza de Antón Martín, en la acera de la farmacia frente a la boca de metro Antón Martín (L1).

Aportación económica voluntaria al final de la visita.

Puedes inscribirte en v.solano@planve.es

Sólo tienes que enviar nombre y apellidos, número de acompañantes y un teléfono de contacto. Las plazas son limitadas y es imprescindible previa inscripción.

visita lavapies septiembre 2016

Visita guiada “Los otros madrileños” 25 y 26 de junio

“Los otros madrileños”

Sábado 25 y domingo 26 de junio a las 11:30

Entre la norma y la desviación, la legalidad y la subsistencia, la decencia y el defecto, Madrid ha dado cobijo a menesterosos, recogidas, sabandijas, chirriones… que han formado parte activa en la configuración y consolidación de la historia social de nuestra ciudad. “Los otros madrileños” es una visita que habla de la desigualdad social, de las leyes  de la “mala pinta”, del abandono, del hambre, de lo diferente. Pero también de la creación de redes vecinales y gremiales, de la asistencia al marginado, de la resistencia popular  a los embistes y avatares a lo largo de los siglos de esta gran ciudad. 

Punto de encuentro. Explanada Plaza de Oriente frente al Palacio Real.

¡Por el precio que tú decidas!

Si quieres inscribirte sólo tienes que escribir un mail a info@planve.es con tu nombre, el número de acompañantes, un teléfono de contacto y el día que quieres participar ¡Te esperamos!

los otros madrileños junio 2016 planve24568

Pregunta con respuesta

Hoy resolvemos una interesante pregunta que nos planteó una asidua participante en nuestras rutas por Madrid. ¿Qué es esa construcción que sobresale entre los tejados de las casas y que podemos divisar desde la plaza de las Comendadoras? Os dejamos las imágenes….¿ alguién tiene ya una idea?

 Efectivamente, se trata de una construcción de tipo industrial, concretamente una chimenea.

 La capitalidad de Madrid a partir de 1561 la convirtió en una ciudad cortesana y burocrática, una ciudad de servicios, que nos ha hecho olvidar que en Madrid también hubo un sector  industrial, no muy potente, pero tampoco insignificante. Prueba de ese pasado son algunos vestigios de lo que se viene llamando Arqueología Industrial, y las chimeneas tal vez son una de sus piezas más visibles.  Encontramos varias de estas por toda la ciudad, construcciones que se alzan por encima de los edificios y que frecuentemente están realizadas en ladrillo en un estilo neomudéjar que responde a la tendecia artística que más se desarrolló en Madrid en el siglo XIX, rescantando el estilo que dominó los primeros momentos de la villa. La mayoría de estas construciones han quedado aisladas, como últimos bastiones de un pasado industrial arcaico en el que las fábricas se ubicaban dentro de las ciudades.

La chimenea que hoy nos ocupa en pleno centro de Madrid, en la calle Amaniel, perteneció a la antigua fábrica de cervezas Mahou, hoy museo ABC de Dibujo e Ilustración. Se construyó en 1894 por Francisco Andrés Octavio, quien junto con José López Sallaberry, arquitecto municipal, se convertirían en los principales arquitectos de la ciudad entre 1890 y 1910. Curiosamente fue precisamente José López Sallaberry quien se encargaría pocos años después ,en 1900, de la ampliación de la fábrica, ya que la fuerte demanda de cerveza obligó a los dueños a intensificar la producción. El consumo de cerveza siguió creciendo y hubo que hacer nuevas ampliaciones en 1907 y 1916.

Casimiro Mahou García nieto de la fundadora asumió el control de la fábrica en 1918 y emprende una constante modernización, además contrata al maestro cervecero alemán Stauffer Ruckert y convierte a la fábrica de la calle Amaniel no solo en un centro cervecero sino también en un centro de ocio y cultura.  Abrió una zona de tienda y bar en la misma fábrica y en ellas además ofrecía también otras alternativas de ocio como obras teatrales o un despacho para pinturas y óleos. Aficionado a la fotografía, se convierte en precursor de esta y emprende una serie de retratos costumbristas del Madrid de la época, además fomenta la creación de la primera Asociación Cinematográfica de Madrid.

 En 1935 la empresa contaba con 175 obreros fijos,  75 temporales y 20 empleados administrativos. El ascenso de la empresa se frenó con la Guerra Civil, pero sobretodo con los primeros años de posguerra. El 15 de junio de 1940 por primera vez en sus historia la fábrica se paró ante la falta de materias primas por las trabas que ponía el Servicio Nacional de Trigo, los constantes cortes de luz y agua, la falta de combustible que obligó a retirar los camiones y a repartir la cerveza en carromatos tirados por mulas, y sobre todo por la contracción del consumo. Hasta 1954 la fábrica no vuelve a las cantidades de producción previas a la guerra. En 1962 en pleno auge, se clausura la fábrica de Amaniel y se traslada al Paseo Imperial, es el fin de una época. El edificio se abandonó y después de 30 años en desuso, en 1993 se rehabilita para acoger el recién creado Archivo Regional madrileño. Sin embrago, vuelve a cerrarse, en 2003. En 2005 se reforma para dar cabida al actual Museo ABC de Ilustración y dibujo, pero se conserva la emblemática chimenea de la antigua fábrica cervecera.

chimenea

Visita guiada Madrid en femenino II sábado 18 y domingo 19 de junio

Madrid en femenino II

(del siglo XIX al siglo XX)

Sábado 18  y Domingo 19 de junio a las 11:30

 En el siglo XIX los roles de género estaban bien definidos y las opciones vitales de las mujeres parecían limitarse al matrimonio o al convento, o en el peor de los casos a la servidumbre, sin embargo algunas mujeres se rebelaron contra esta situación y comenzaron a ocupar nuevas esferas de ámbito público. Su número fue creciendo. Nobles cultas, escritoras decididas, sufragistas incansables, obreras reivindicativas, universitarias valientes,….conocidas o anónimas todas ellas contribuyeron a un cambio de mentalidad y aún más importante, a construir una nueva realidad para las mujeres. No lo tuvieron fácil, tildadas de delincuentes, locas o excéntricas fueron a menudo despreciadas, insultadas, descalificadas y encerradas. Desde PlanVe os animamos a conocer su historia, que es también la nuestra.

Punto de encuentro: Estatua de  Emilia Pardo Bazán en la Calle Princesa

¡Por el precio que tú decidas!

Si quieres inscribirte sólo tienes que escribir un mail a info@planve.es con tu nombre, el número de acompañantes, un teléfono de contacto y el día que quieres participar ¡Te esperamos!

madrid en femenino 2 junio 2016

Chamberí, casticismo madrileño entre burgueses y chisperos

Chamberí, casticismo madrileño entre burgueses y chisperos

Sábado 28 y Domingo 29 a las 11:30

Sinónimo de casticismo madrileño, pero con una historia relativamente reciente. Con una arquitectura rica y aristocrática, pero barrio de orígenes humildes. Fuente de vida y dinamismo pero cuna del Madrid más funebre. Lleno de bares y restaurantes, pero con un pasado artesano e industrial… Chamberí esconde una Historia rica en contrastes y sabores. En esta ruta os proponemos descubrir los orígenes del barrio, la vida cotidiana de las personas que lo habitaron y algunas de sus anécdotas más famosas paseando por alguno de sus espacios más emblemáticos.

Punto de encuentro: Plaza del Conde de Súchil

Precio: el que tú quieras

Para participar  solo tienes que enviar un email a  info@planve.es indicando nombre, apellidos, número de acompañantes, un teléfono de contacto y día en que quieres participar.

chamberi mayo 2016 planve-1

El hambre en Madrid


Todos los 2 de mayo los madrileños disfrutamos de un día de fiesta que sumado al día 1 de mayo, día del Trabajo, nos permite tomarnos un merecido descanso. No hace falta recordar que el 2 de mayo fue elegido como día festivo de la Comunidad de Madrid en memoria del levantamiento que en esa misma fecha en 1808 protagonizaron los hombres y mujeres de Madrid contra la invasión de las tropas francesas.

Habitualmente miramos la Guerra de la Independencia desde una óptica llena de romanticismo, populismo y heroicidad y se nos olvida la brutalidad, miseria y dureza que toda guerra conlleva. Hoy os queremos acercar a una obra artística que plasma esta otra cara de la guerra, sin por ello estar exenta de orgullo y grandeza. Pero no, no hemos elegido a Goya, sino a un autor más desconocido para el gran público: José Aparicio e Inglada y su obra “El hambre en Madrid”.

José Aparicio (Alicante 1773- Madrid 1838) fue un pintor español adscrito a la escuela neoclasicista y considerado uno de los mejores representantes de la misma. Comenzó su formación en Valencia, en la Real Academia de San Carlos y después llegó a Madrid para estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Ganó varios concursos y en 1799 obtuvo una beca para estudiar en París, donde se convirtió en alumno nada menos que de Jacques-Louis David.

A la llegada de las tropas francesas se negó a jurar fidelidad a José I Bonaparte lo que llevó a su entrada en prisión. Con el fin de la guerra fue nombrado pintor de cámara de Fernando VII. La entrada de los liberales en el gobierno pone fin a su carrera, muriendo en la miseria, a pesar de haber sido uno de los pintores más reconocidos de su tiempo.

Esta obra “El hambre en Madrid”, más que un cuadro de Historia es una alegoría histórica en el que trata desde la solemnidad clásica el tema de la miseria que padecieron los madrileños durante la guerra. Del grupo de madrileños famélicos y harapientos destaca el cuerpo de la mujer ya muerta junto a su pequeño, en contraste con el grupo de franceses uniformados y vigorosos, así como el contraste en la mirada triste y desesperada del anciano madrileño frente a la mirada de fiereza y crueldad del soldado francés que queda a la izquierda del cuadro. El autor no escatima en detalles, mostrando la anatomía frágil de quienes padecen la carencia de alimentos, el ansia de quien ha encontrado aunque sea una mísera monda que llevarse a la boca, los padecimientos del hambre que afectan a todos: ancianos, niños, hombres y mujeres.

Pero no hay que olvidar que José Aparicio era un monárquico, que además pinta este cuadro en 1818 con Fernando VII ya en el poder y anclado en el Absolutismo, se trata por tanto de un cuadro propagandístico, de hecho explícitamente propagandístico, observerse la leyenda que reza en la columna de la derecha “nada sin Fernando”. Por eso a la realidad misérrima de la guerra y al sufrimiento y desesperación del pueblo madrileño, hay que otorgarle cierto tono de carácter y orgullo, de ahí que la escena refleje el momento en que una parte de esos franceses ofrece pan y alimentos a los hambrientos madrileños, y que estos rechazan manteniéndose así fieles a su patria y que incluso levanta las suspicacias del personaje del fondo que se abalanza sobre los militares franceses y es frenado por su mujer que lleva a su bebé en brazos, lloroso por la falta de alimento.

Con todo, aunque José Aparicio destacó como autor de temas patrióticos y su obra esta cargada de propaganda, no se puede negar su virtuosismo en la línea y el dibujo, convirtiéndose esta obra en una de las más populares del autor.

c8b51145-ec91-49c6-9fc2-4d07eee755bd-1024x732

Visita Madrid en Femenino II (siglo XIX y XX) 19 y 20 de marzo


MADRID EN FEMENINO II

(del siglo XIX al siglo XX)

Sábado 19 y Domingo 20 de marzo a las 11:30

 En el siglo XIX los roles de género estaban bien definidos y las opciones vitales de las mujeres parecían limitarse al matrimonio o al convento, o en el peor de los casos a la servidumbre, sin embargo algunas mujeres se rebelaron contra esta situación y comenzaron a ocupar nuevas esferas de ámbito público. Su número fue creciendo. Nobles cultas, escritoras decididas, sufragistas incansables, obreras reivindicativas, universitarias valientes,….conocidas o anónimas todas ellas contribuyeron a un cambio de mentalidad y aún más importante, a construir una nueva realidad para las mujeres. No lo tuvieron fácil, tildadas de delincuentes, locas o excéntricas fueron a menudo despreciadas, insultadas, descalificadas y encerradas. Desde PlanVe os animamos a conocer su historia, que es también la nuestra.

Punto de encuentro: Estatua de  Emilia Pardo Bazán en la Calle Princesa

¡Por el precio que tú decidas!

Si quieres inscribirte sólo tienes que escribir un mail a info@planve.es con tu nombre, el número de acompañantes, un teléfono de contacto y el día que quieres participar ¡Te esperamos!

Emilia 2 Liria 2 Comendadoras Quiñones iglesia san Antonio Alemanes San Ildefonso

visita madrid en femenino 2 marzo 2016 plnve

Nosotras también


Entre los estrenos que llegaron a nuestras pantallas de cine estas navidades y que aún podemos seguir disfrutando en las salas está la película “ Sufragistas”, un largometraje que aborda el movimiento reivindicativo de las mujeres inglesas por el derecho a votar. Aunque está cuestión ha sido tratada en otras películas, normalmente se ha abordado siempre como un tema complementario o paralelo a otra historia, lo interesante de “Sufragistas” es que convierte la reivindicación colectiva en la protagonista del film.

Curiosamente el término “sufragette” fue acuñado por la prensa británica de forma peyorativa para satirizar el movimiento y burlarse de las activistas, sin embargo las sufragistas lejos de ofenderse asimilaron el término como propio, con ello también se desvinculaban del brazo más suave del movimiento que pretendía convencer desde la oratoria. Las sufragettes inglesas adoptaron formas más reivindicativas que sus compañeras sufragistas estadounidenses, tal vez porque frente a ellas, no venían de alta burguesía sino que el grosor del movimiento lo formaban mujeres de las clases populares. Así el sufragismo inglés se dividió en dos ramas con los mismos objetivos, pero con diferentes métodos.

Las sufragettes pasaron de la palabra a la acción y se mostraron especialmente combativas con sus manifestaciones provocativas y rebeldes que rompían también con los tabués de los roles de género. Sus acciones las llevaron incluso a la cárcel, donde siguieron con su protesta bajo la fórmula de la huelga de hambre. En 1918 consiguieron un avance: las mujeres mayores de 30 años podrían votar siempre que fueran universitarias o propietarias. Pero no fue hasta 1928 cuando lograron equipar su derecho al sufragio al que ostentaban los hombres sin distinción alguna.

En España no se reconocería el sufragio femenino hasta 1931. Se produjo la extraña circunstancia de que, si bien las mujeres podían ser elegidas como diputadas, no podían votar. Clara Campoamor, activista y feminista tuvo un destacado papel en el el logro de este derecho, hasta el punto de que parece haber pasado a la historia como si tratase de la consecución de una cruzada personal. Si bien en España no podemos hablar de un movimiento sufragista organizado como el inglés o el americano,pues sus manifestaciones fueron muy puntuales, no debemos olvidar que existieron mujeres que desde diferentes sectores alzaron su voz en contra de los roles tradicionales y la discriminación que sufrían, lo que permitió ir dando forma a un movimiento feminista en pro de lograr cambios sociales y políticos a favor de la mujer. En este sentido el movimiento krausista y la Asociación por la Enseñanza de la Mujer jugaron un importante papel en la formación del feminismo español. Os invitamos a acercaros a estos y otros movimientos en nuestra ruta de este fin de semana “Madrid en Femenino”.

sufragistas_45808

Próximas visitas

    Categorías