El hambre en Madrid


Todos los 2 de mayo los madrileños disfrutamos de un día de fiesta que sumado al día 1 de mayo, día del Trabajo, nos permite tomarnos un merecido descanso. No hace falta recordar que el 2 de mayo fue elegido como día festivo de la Comunidad de Madrid en memoria del levantamiento que en esa misma fecha en 1808 protagonizaron los hombres y mujeres de Madrid contra la invasión de las tropas francesas.

Habitualmente miramos la Guerra de la Independencia desde una óptica llena de romanticismo, populismo y heroicidad y se nos olvida la brutalidad, miseria y dureza que toda guerra conlleva. Hoy os queremos acercar a una obra artística que plasma esta otra cara de la guerra, sin por ello estar exenta de orgullo y grandeza. Pero no, no hemos elegido a Goya, sino a un autor más desconocido para el gran público: José Aparicio e Inglada y su obra “El hambre en Madrid”.

José Aparicio (Alicante 1773- Madrid 1838) fue un pintor español adscrito a la escuela neoclasicista y considerado uno de los mejores representantes de la misma. Comenzó su formación en Valencia, en la Real Academia de San Carlos y después llegó a Madrid para estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Ganó varios concursos y en 1799 obtuvo una beca para estudiar en París, donde se convirtió en alumno nada menos que de Jacques-Louis David.

A la llegada de las tropas francesas se negó a jurar fidelidad a José I Bonaparte lo que llevó a su entrada en prisión. Con el fin de la guerra fue nombrado pintor de cámara de Fernando VII. La entrada de los liberales en el gobierno pone fin a su carrera, muriendo en la miseria, a pesar de haber sido uno de los pintores más reconocidos de su tiempo.

Esta obra “El hambre en Madrid”, más que un cuadro de Historia es una alegoría histórica en el que trata desde la solemnidad clásica el tema de la miseria que padecieron los madrileños durante la guerra. Del grupo de madrileños famélicos y harapientos destaca el cuerpo de la mujer ya muerta junto a su pequeño, en contraste con el grupo de franceses uniformados y vigorosos, así como el contraste en la mirada triste y desesperada del anciano madrileño frente a la mirada de fiereza y crueldad del soldado francés que queda a la izquierda del cuadro. El autor no escatima en detalles, mostrando la anatomía frágil de quienes padecen la carencia de alimentos, el ansia de quien ha encontrado aunque sea una mísera monda que llevarse a la boca, los padecimientos del hambre que afectan a todos: ancianos, niños, hombres y mujeres.

Pero no hay que olvidar que José Aparicio era un monárquico, que además pinta este cuadro en 1818 con Fernando VII ya en el poder y anclado en el Absolutismo, se trata por tanto de un cuadro propagandístico, de hecho explícitamente propagandístico, observerse la leyenda que reza en la columna de la derecha “nada sin Fernando”. Por eso a la realidad misérrima de la guerra y al sufrimiento y desesperación del pueblo madrileño, hay que otorgarle cierto tono de carácter y orgullo, de ahí que la escena refleje el momento en que una parte de esos franceses ofrece pan y alimentos a los hambrientos madrileños, y que estos rechazan manteniéndose así fieles a su patria y que incluso levanta las suspicacias del personaje del fondo que se abalanza sobre los militares franceses y es frenado por su mujer que lleva a su bebé en brazos, lloroso por la falta de alimento.

Con todo, aunque José Aparicio destacó como autor de temas patrióticos y su obra esta cargada de propaganda, no se puede negar su virtuosismo en la línea y el dibujo, convirtiéndose esta obra en una de las más populares del autor.

c8b51145-ec91-49c6-9fc2-4d07eee755bd-1024x732

Llega el mes de mayo y la fiesta de la Maya.

Desde finales de los 80s se celebra en Madrid una tradición que por mucho tiempo ha estado presente en muchos pueblos de España y que a día de hoy en barrios como Lavapiés o pueblos como Colmenar Viejo, son de interés turístico. Estamos hablando de la fiesta de las Mayas que este año tendrá lugar el 8 de mayo en Lavapiés (y 2 de mayo en Colmenar). Aprovechando que el próximo sábado volvemos a hacer la visita del Madrid de los Barrios Bajos por esta zona del centro de Madrid, os invitamos a saber un poco más de esta tradición y os adjuntamos un breve vídeo para que os animéis a participar de esta fiesta. ¿Pero cuál es el origen de las Mayas?

La fiesta de los Mayos y las Mayas antiguamente celebraba la llegada del mes de mayo, un ritual de origen pagano que daba inicio al mes de las flores, la bienvenida a la primavera, al renacer de la naturaleza en todo su esplendor. El quinto mes era una fecha importante en el calendario popular, el mes de la fecundación, del cortejo, del galanteo y del amor.

 Los Mayos era la fiesta de los mozos, del árbol, de enramada, de canto a la moza, de virilidad, mientras que la fiesta a las Mayas representaba una fiesta femenina, la celebración agrícola, donde se ensalzaba la belleza de una joven moza en un entorno social integrado en su mayoría por mujeres.

La tradición de celebrar en Madrid la fiesta de los Mayos y las Mayas se extiende a la parte occidental de la comunidad en pueblos como Navalcarnero, Pinto, Villa del Prado y Colmenar Viejo vinculándola con la tradición cristiana pero gozando de la misma esencia festiva inicial. Pero no sólo allí, sin duda, uno de los lugares donde a día de hoy se recrea con mucho entusiasmo esta celebración es en Lavapiés en concreto junto a San Lorenzo y las calles aledañas a la iglesia.

Ya desde el siglo XVI hay descripciones de este festejo y de la indumentaria de las mujeres, que variaba según las costumbres de cada lugar. Antiguamente se engalanaba a la Maya con saya blanca o brocado de oro y plata prendida de rosas sobre el torso y coronada con flores. ¿Quién era la Maya? Aquella joven hermosa del barrio que fuera elegida para ser llevada desde su casa en su sillita de la reina trenzada de flores al estrado decorado para festejar su bienvenida. Junto a la Maya iba el Mayo, acompañado por sus amigos, familiares y músicos cantando junto a un cortejo de mujeres en doble fila arropando la figura de la mogigona, una señora coronada con una ristra de ajos y objetos extravagantes con gestos y muecas para hacer reír. Ya en el estrado le esperaba un pequeño altar  hecho con cortinajes, alfombras, colchas y numerosas flores por el que pasaban a lo largo del día todos los vecinos mientras las amigas de la Maya pedían un donativo para la Virgen y para celebrar una pequeña fiesta al final de la jornada.

https://www.youtube.com/watch?v=zDDXk5ynQzw

mayos entrada

Intrigas y Misterios del Viejo Madrid


 Intrigas y Misterios del Viejo Madrid

Sábado 16  y domingo 17 de abril a las 11:30
¿Quieres escuchar? Voces de antaño susurrándote al oído sus secretos. Algunas fantasiosas, otras misteriosas, pero todas parte de un pasado que vuelve para hacerse oír en cada rincón de la ciudad: Leyendas negras, macabros sucesos, misterios no resueltos y fenómenos sobrenaturales que incluso hoy, escapan a nuestra razón…

¡Atrévete a conocer los secretos que esconde el Viejo Madrid!

Lugar: Plaza de La Encarnación, frente al Convento. Ópera (línea 2,5 y ramal

Coste: Aportación económica voluntaria al final de la visita.
Para inscribirte  solo tienes que escribir un email a a.garcia@planve.es con tu nombre, teléfono de contacto, número de acompañantes y día en que quieres participar . Las plazas son limitadas.
intrigas y  misterios planve abril 2016-2

¿Por qué nos atraen las historias de miedo?


Este fin de semana desde PlanVe os invitamos a recorrer Lavapiés con una ruta cargada de historias de fantasmas, asesinatos, y hechos insólitos e inexplicables. La convocatoria ha tenido una gran recepción, lo que nos ha llevado a preguntarnos ¿por qué a los seres humanos nos gustan tanto las historias de miedo y misterio cuando en principio son historias cargadas de actos sangrientos y angustiosos?. Los científicos nos dan la respuesta.

Como todos sabemos el miedo es una sensación de angustia provocada por la presencia de lo que consideramos un peligro. A pesar de ser una sensación desagradable y un impulso en ocasiones limitador, el miedo también tienen una función útil y beneficiosa, ya que se encarga de ponernos alerta para tomar conciencia de situaciones de riesgo. La ausencia de miedo nos puede volver inconscientes e imprudentes, por eso sentir miedo es fundamental para nuestra supervivencia.

Pero ¿cómo funciona este proceso?

Primero los sentidos captan el peligro, y este estímulo llega a nuestro sistema límbico que procesa la información y la cataloga para poder alertarnos en situación de riesgo.Cuando esto ocurre, se activa la amígdala, que se encarga de desencadenar todo el sistema del miedo: nuestra presión arterial y nuestra glucosa aumentan, sentimos tensión muscular, nuestro metabolismo se acelera, abrimos los ojos, se nos dilatan las pupilas,…. y algo muy importante aumenta nuestra adrenalina.

Como sabemos liberar o descargar adrenalina produce después una sensación de placer al aumentar nuestras endorfinas, de ahí que a muchas personas les encante practicar deportes de riesgo, o que a muchas otras les entusiasmen los parques de atracciones con sus caídas en picado, sus curvas a gran velocidad o sus casas encantadas . Diferentes estudios han llegado a la conclusión de que hasta un 60 % de las personas que ven una película de terror o escuchan o leen un relato de miedo experimentan esa montaña de emociones. Por un lado la amígdala reacciona con miedo , y por otra parte el neocortex analiza y llega a la conclusión de que la situación de peligro no es verdadera y nuestra vida no está en riesgo, lo que nos alegra. El miedo estimula así la misma zona cerebral del placer y, por ello, al mismo tiempo que sentimos miedo también lo disfrutamos. Así que gente, este fin de semana desde PlanVe queremos que lo paséis de miedo.

psicosis

Próximas visitas

    Categorías