El Cid también en Madrid

Muchos estaréis ya de vacaciones, otros todavía estaréis planeándolas, y algunos este año habréis decidido quedaros en casa y aplazar los viajes para otro momento. En cualquier caso, las opciones para viajar siempre son muchas. Algunas personas escogen destinos naturales, la playa, la montaña, otras prefieren dedicar tiempo a empaparse de cultura, y siempre están quienes no quieren renunciar a nada, porque al fin y al cabo hay tiempo para todo, para disfrutar de la naturaleza y para visitar sitios llenos de historia y arte. Una opción que muchos escogen en algún momento de su vida es hacer el Camino de Santiago, que combina, naturaleza, historia, cultura, religión y mucho, mucho ejercicio físico. Pero no es el único camino que combina todos estos elementos. En los últimos años han proliferado las propuestas turísticas que ofrecen naturaleza e historia al ritmo sosegado de tus propios pies, una de estas propuestas es el Camino del Cid. http://www.caminodelcid.org/ Un itinerario que nos lleva por el camino que recorrió el famoso héroe medieval, siguiendo el Poema del Cantar del Mio Cid.

Para los despistados, Don Rodrigo Díaz de Vivar, fue un caballero castellano que vivió hacia mediados del siglo XI durante los reinados de Sancho II el Fuerte (1065-1072) y de Alfonso VI (1072-1109). Por los documentos históricos sabemos que sufrió dos destierros impuestos por este último rey, con el que las relaciones fueron, si no tensas, por lo menos sí ambivalentes en una lucha continua entre ambos por señalar los límites del vasallaje que el guerrero debía al rey, que a menudo el Cid obviaba. Esto sumado a su destreza en el campo de batalla, sembró el terreno perfecto para el nacimiento de una leyenda que revistió al Cid con todos los valores dignos de un héroe: fuerza, inteligencia, justicia, dignidad y nobleza. Aunque al personaje real se le pueden cuestionar cada uno de estos adjetivos, qué pueblo no querría tener como protagonista de alguno de sus episodios históricos a un personaje con tales cualidades , y así a la leyenda del propio Cantar del Mio Cid, hay que añadir las numerosas tradiciones orales que en cada pueblo fueron brotando en torno a esta figura, entre histórica y legendaria. Madrid obviamente no podía ser menos. He aquí la leyenda del Cid en Madrid:

Habiendo partido desde Toledo con los suyos el Cid, y en el camino que llevaba a Mayrit, vinieron a encontrarse con un leproso que se había caído a una zanja y pedía socorro. El Cid sin temer el contagio de tan terrible enfermedad, se aprestó a ayudarle y tras conseguir sacar al pobre hombre del lugar donde había caído, cuál no sería la sorpresa del Cid y sus caballeros cuando el leproso tomó la imagen de una figura femenina, la Virgen. Esta comunicó al Cid que debía tomar la ciudad de Mayrit, y le indicó cómo debía proceder para lograrlo, desapareciendo despúes tan milagrosamente cómo había aparecido. Retomando el camino hacia la ciudad, esta vez con la intención de tomarla, llegaron hasta la altura de la muralla, por la entrada que hoy conocemos como la Cuesta de la Vega, y de repente vieron cómo uno de los sillares de la muralla se desprendía dejando ver en su interior una figura de la Virgen semejante a la figura con la que se habían encontrado por el camino, el hueco abierto era suficiente para poder entrar a la ciudad. De este modo lograron sorprender a los musulmanes y tomar la ciudad de Mayrit, consagrando la mezquita como Iglesia con el nombre de Santa María la Mayor de la Almudena, ya que la Virgen había hecho su aparición en la almudayna.

Para conocer estas y otras leyendas, y desentrañar entre la maraña de tradiciones orales los orígenes históricos de Madrid, este fin de semana os proponemos un recorrido por el Madrid Medieval: Madrid antes de Madrid.

 3. el cid anonimo

Leave a Comment

*Required fields Please validate the required fields

*

*

Próximas visitas

    Categorías